Circuitos de senderismo por Marruecos

Marruecos es un país ideal para la práctica del “trekking”, y una de las mejores maneras de descubrirlo es recorrerlo a pie, debido a que la orografía del mismo esta compuesta por extensas cordilleras de considerable altitud.

El Alto o Gran Atlas, con algunas cimas que superan los cuatro mil metros y numerosas por encima los tres mil, es la cordillera más alta y extensa del norte de África.

Las montañas del Atlas Medio, con cotas superiores a los tres mil metros y con abundantes nevadas en invierno son quizás las menos frecuentadas de las cadenas montañosas de Marruecos pese a ser una zona de una biodiversidad excepcional.

El Anti Atlas y el Jebel Saghro, compuesta por grandes macizos de origen volcánico con alturas superiores a los dos mil quinientos metros en las puertas del Sahara.

El Jebel Siroua, volcán extinguido y punto de unión del Alto Atlas con el Anti Atlas paisajes semidesérticos a gran altitud, con una cota máxima de 3.305 m.

El Jebel Bani, macizo totalmente sahariano, solo es recomendable ir en temporada invernal, hallaremos numerosos gravados rupestres y algunos oasis de montaña.

La Cordillera del Rif, situada en el norte del país en una región aislada y muy poco frecuentada con alturas superiores a los dos mil metros, sus paisajes mediterráneos nos recordarán otros enclaves de la Península Ibérica.

Costa Atlántica, a lo largo del litoral descubriremos insólitos paisajes desolados con grandes acantilados que se desploman en el océano, promontorios de dunas al lado del mar y una vegetación endémica como los árboles del argán, pueblos típicos de pescadores, largas y solitarias playas de arena y poblaciones con encanto como Essaouira.

Desierto del Sahara, este mítico enclave natural en suelo marroquí lo compone sólo una pequeño fracción de su grandiosidad. Pero allí encontraremos todos los ecosistemas que existen en el desierto, los “ergs” grandes y elevadas dunas, los “regs” grandes llanuras pedregosas, “hammadas” extensas planicies, cadenas montañosas que están casi inexploradas, y los “oasis”, asentamientos humanos en lugares desérticos.

Todos estos múltiples enclaves, nos sorprenderán gratamente tanto las grandes montañas y sus recónditos valles cómo sus variados y sorprendentes paisajes son un paraíso para los amantes del excursionismo.

Los itinerarios de senderismo se pueden hacer por todo el país, adaptándolos según las diferentes estaciones del año, pueden ser a medida y de duración indefinida.

En los circuitos el material de la expedición es transportado preferentemente con mulas si se lleva a cabo en las regiones montañosas o en dromedarios por el desierto y en el litoral atlántico. Los alojamientos rurales se llevarán a cabo en las casas de los habitantes de las poblaciones que están adaptadas bajo la normativa de "gîtes d´etape” (albergues).

De esta manera tendremos la oportunidad de conocer un poco más sus formas de vivir y acercarnos a su cultura. 

Panorama_1.jpg
Vista del Toubkal, Ouanoukrims y los Tibherines

Web realizada por:

Logo-Aj-Auditoria.jpg

2014 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos